Canal Ciencia Miércoles, 23 de Abril de 2014
Patrocinan Gobierno vasco. Departamento de educación Universidades e investigación IK4 research allianceFundación española para la técnica y la tecnologíaMinisterio de Ciencia y Tecnología
Estás en: Ciencia > Bichos y humanos > 'Sangre artificial ', a la vuelta de una década

INVESTIGACIÓN

'Sangre artificial ', a la vuelta de una década

El investigador Koji Eto, creador de plaquetas a partir de células obtenidas de la piel, asegura que una de las líneas de investigación es descubrir por qué surgen las enfermedades raras

Daniel Roldán - 29/03/2012
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios

La producción de la llamada 'sangre artificial' puede ser una realidad en los hospitales del mundo entero en una década. Es el vaticino de Koji Eto, uno de los investigadores más importantes del mundo sobre células madre y uno de los padres de las plaquetas funcionales obtenidas a partir de otras células maduras de la piel. Las plaquetas son fundamentales en cualquier transfusión de sangre y son indispensables para la formación de coágulos y para evitar cualquier hemorragia. Además, los centros de salud piden remesas de forma constante porque se conservan poco tiempo, apenas una semana.

El profesor Eto, miembro del prestigioso Centro de Investigación y Aplicación de Células iPS (Cirsa) de la Universidad de Kioto, insistió en que todavía quedan diez años para que la 'sangre artificial' sea una realidad cuando se superen "las fases 2 y 3 de los ensayos clínicos". Además señaló que la teoría de esta investigación "ya se conoce", pero que los sistemas actuales de cultivo impiden una producción mayor. Otro problema añadido es la cantidad de recursos materiales necesarios para generar las plaquetas. En el que caso de los seres humanos, para producir un microlitro de sangre contiene unos cinco millones de glóbulos rojos, 5.000 blancos y 300.000 plaquetas.

La fabricación de esta nueva sangre puede paliar en un futuro la escasez de donaciones. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), al año se realizan 93 millones de donaciones, la mitad de ellas en países desarrollados. Sin embargo, solo representan el 15% de la población, lo cual señala que más de tres cuartas partes de los humanos apenas tienen donaciones y la sangre suele escasear. "En Japón tampoco hay tanta cultura de donar como en España", reconoció el investigador nipón en la Fundación BBVA.

La investigación de Eto partió del descubrimiento de su maestro Shinya Yamanaka, premio Fronteras del Conocimiento en la categoría de Biomedicina en 2010, que consiguió en 2006 reprogramar células ya especializadas, de forma que recuperan la capacidad propia de las células madre de diferenciarse y dar lugar a otro tipos celulares, llamadas células madre de pluripotencia inducida (células iPS). Asimismo, rechazó cualquier cortapisa moral sobre su uso. "Al igual que las células madre embrionarias, las células iPS poseen la capacidad de crecer y diferenciarse en diversos tipos de células en el cuerpo y con ellas puede evitarse toda la polémica de tipo ético que rodea a las células madre embrionarias", añadió el profesor japonés, que presentó los primeros resultados en el congreso anual de la Sociedad Americana de Hematología en San Diego a finales del año pasado.

Potencial

El investigador de la Universidad de Kioto aseguró que el potencial de esta línea científica es enorme, sobre todo en "aplicaciones médicas y farmacéuticas". En este apartado ha destacado el interés del Cirsa por descubrir el porqué de las llamadas enfermedades raras. "No hay un mecanismo conocido para estas enfermedades raras. Hay líneas de investigación para enfermedades hepáticas en los niños o cardiopatías desconocidas. Se están estudiando a partir de las células iPS", vaticinó el investigador, que ha comenzado a investigar otros componentes de la sangre como los glóbulos rojos. Sin embargo crearlos in vitro es más complicado debido a que la maduración de los eritroblastos o células precursoras parar crearlos incluye mucho más pasos que en el caso de la plaquetas.

El profesor Koji Eto, que ofreció una conferencia en la Fundación BBVA, se licenció en Medicina por la Universidad de Yamanashi en 1990. Trabajó en el hospital Toranomon y pasó por el Departamento de Medicina Interna Cardiovascular de la Universidad de Teikyo antes de trasladarse al Scripps Research Institute en Estados Unidos, donde comenzó la investigación sobre células madre y sobre el mecanismo de generación de plaquetas. Volvió a la Universidad de Tokio para unirse al equipo de investigación del Centro de Biología de Células Madre y Medicina Regenerativa donde ejerce como profesor asociado. Desde julio de 2011 es profesor del Centro de Investigación y Aplicación de Células iPS en la Universidad de Kioto.

Vocento Proveedor de Servicios de Internet Financiado por la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología. Ministerio de Ciencia e Innovación