Canal Ciencia Miércoles, 23 de Abril de 2014
Patrocinan Gobierno vasco. Departamento de educación Universidades e investigación IK4 research allianceFundación española para la técnica y la tecnologíaMinisterio de Ciencia y Tecnología
Estás en: Ciencia > Bichos y humanos > Un elefante que habla coreano

Zoología

Un elefante que habla coreano

El animal aprendió a vocalizar, metiendo la trompa en la boca, posiblemente para estrechar vínculos sociales con sus cuidadores

elcorreo.com - 01/11/2012
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios

Koshik, un elefante asiático del zoo Everland (Yongin, Corea del Sur), puede imitar el habla humana y tiene un vocabulario de cinco palabras en coreano, que las entiende como tales un nativo de esa lengua, según informan hoy Angela Stoeger, de la Universidad de Viena, y sus colaboradores en la revista 'Current Biology'. El paquidermo vocaliza metiendo la trompa en la boca.

El vocabulario de Koshik incluye 'annyong' ('hola'), 'anja' ('siéntate'), 'aniya' ('no'), 'nuo' ('túmbate') y 'choah' ('bueno'). Los autores de la investigación hicieron escuchar a 16 coreanos nativos 47 grabaciones del habla del elefante, sin advertirles de qué sonidos se trataban y concluyeron que mientras que el animal imita el sonido de las vocales bastante bien, "la fidelidad de las consonantes es relativamente pobre".

"El lenguaje humano tiene dos aspectos principales, el tono y el timbre. Curiosamente, Koshik es capaz de imitar los patrones de tono y timbre", afirma Stoeger, quien destaca las muchas diferencias anatómicas entre humanos y elefantes. Así, el animal emplea la trompa para hacer la misma función que nosotros hacemos con los labios.

Los humanos, sus únicos contactos

Un análisis estructural del habla del elefante revela no solo que muestra similaridades con voces humanas, sino que además difiere claramente de las llamadas de su especie. Hasta donde los científicos saben, para Koshik, las palabras que pronuncia carecen de significado.

Los investigadores no pueden saber qué llevó al elefante a adoptar este sistema de habla, pero creen que podría deberse a que en su juventud fue, durante cinco años, el único de su especie en el zoo Everland. Los humanos eran, entonces, sus únicos contactos sociales y sospechan que pudo adoptarla como una manera de socializar.

"Las circunstancias sociales en las que se desarrolló la imitación del habla de Koshik sugieren que una de las funciones de la adaptación de la vocalización podría ser estrechar los vínculos sociales y, en casos especiales, los vínculos sociales saltan entre especies", escriben los investigadores en 'Current Biology'.

Vocento Proveedor de Servicios de Internet Financiado por la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología. Ministerio de Ciencia e Innovación