Canal Ciencia Martes, 15 de Julio de 2014
Patrocinan Gobierno vasco. Departamento de educación Universidades e investigación IK4 research allianceFundación española para la técnica y la tecnologíaMinisterio de Ciencia y Tecnología
Estás en: Ciencia > La Ciencia Mola > No me creas

LA CIENCIA MOLA

No me creas

Jose A. Pérez - 17/10/2011
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios

Jose A. Pérez está en Twitter como @mimeacojea y es autor del blog 'Mi Mesa Cojea'.

No es cierto que solo usemos el 10% de nuestro cerebro. Ni que la noche de San Juan sea la más corta del año. Tampoco es verdad que la mayor parte del calor se escape por la cabeza ni que ver la televisión muy de cerca dañe la vista. Son rumores, falacias acientíficas que todos hemos oído en alguna ocasión y que hemos asumido como hechos probados.

Algunos de estos mitos nacieron en estudios que después se revelaron erróneos. Precisamente para eso está el método científico, para reproducir y verificar o, en su caso, desmentir. Pero, en el saber popular, la mentira corre mucho más rápido que el desmentido.

Eso de que el calor corporal escapa principalmente por la cabeza procede de un estudio donde se expuso a varios sujetos al frío extremo con ropa de invierno... sin gorros. Si algún día alguien escribe un libro sobre errores metodológicos, esa anécdota estará en el prólogo. El hecho es que el estudio saltó a los medios de comunicación y de ahí a la rumorología popular para júbilo de la industria sombrerera. Décadas después, alguien se molestó en repetir el experimento, esta vez con gorros, y la falacia se puso de manifiesto. Pero el mito persiste.

Esta clase de rumores no afecta gran cosa a nuestra vida cotidiana (a no ser que tengas una tienda de 'txapelas'), pero ejemplifica una de las más extendidas pandemias de nuestros días: la depreciación del pensamiento crítico y, por tanto,la vulnerabilidad social a la manipulación.

Un ejemplo evidente. Seguramente has oído que beber dos litros de agua al día es bueno. Lo cierto es que nadie ha podido demostrar tal cosa, pero continuamente estamos expuestos a anuncios donde modelos de 18 años con hijos de13 nos cuentan lo sanísimo que es consumir dos litros de 'su' agua al día. Y así seguirá siendo, supongo, hasta que el negocio del embotellado empiece a flojear y algún experto en 'marketing' decida que es mucho más sano beber tres litros.

Por supuesto, no tienes por qué creer nada de lo escrito en esta columna. Después de todo, ni siquiera me conoces. Así que investiga, pregunta, experimenta. Duda. El premio Nobel de Física Richard Feynman escribió: «No hay que temer a la duda, sino que debe ser bienvenida como la posibilidad de un nuevo potencial para los seres humanos». Porque es en la duda, y no en la certeza, donde reside el conocimiento.

Vocento Proveedor de Servicios de Internet Financiado por la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología. Ministerio de Ciencia e Innovación