Canal Ciencia Jueves, 24 de Abril de 2014
Patrocinan Gobierno vasco. Departamento de educación Universidades e investigación IK4 research allianceFundación española para la técnica y la tecnologíaMinisterio de Ciencia y Tecnología
Estás en: Ciencia > La Ciencia Mola > La navaja de Ockham

LA CIENCIA MOLA

La navaja de Ockham

Jose A. Pérez - 24/11/2011
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios

Jose A. Pérez está en Twitter como @mimeacojea y es autor del blog 'Mi Mesa Cojea'.

Guillermo de Ockham fue un fraile y filósofo franciscano que vivió en la Edad Media. Y tuvo una vida la mar de animada. Ockham consideraba que el voto de pobreza era 'conditio sine qua non' para el ejercicio de la espiritualidad, idea que le llevó a acusar de herejía nada menos que al Papa. Debió de ser una situación bastante confusa, ya que el Papa le había acusado de herejía a él años antes. El fraile vivió sus últimos años en la extrema pobreza hasta que murió, según parece, por la peste negra. Entre sus postulados destaca uno que ha llegado a nuestro días bajo el nombre de la 'navaja de Ockham' (u Occam). Este principio viene a decir que aquella teoría que resulte más simple... probablemente sea la correcta.

Supón que te despiertas en mitad de la noche y ves una extraña y amenazante silueta en tu habitación. Puede ser un monstruo o puede ser la sombra del perchero. La navaja de Ockham nos dice que es mucho más probable que se trate del perchero. Parece una cuestión de puro sentido común, pero la cosa se complica cuando uno se pregunta qué quiere decir exactamente «la explicación más sencilla». Ockham también propuso una solución: la explicación más sencilla es siempre aquélla que requiera menos explicaciones adicionales.

En ocasiones, este principio ha sido enarbolado para defender ciertas supersticiones. Los creacionistas, por ejemplo, apelan al bueno de Ockham para negar la evolución. Consideran que la idea del divino chasqueo de dedos es mucho más sencilla que todo ese lío de Darwin. Este razonamiento, sin embargo, se revela falaz, ya que la existencia de Dios, como la del monstruo de tu habitación, requeriría un sinfin de explicaciones adicionales.

Muchos científicos y filósofos han criticado el principio de Ockham acusándolo de simplista. Razón no les falta; la ciencia y la historia nos ha enseñado que a veces la explicación más retorcida acaba siendo la correcta. Y, sin embargo, suele ser una herramienta útil para enfrentarse al pensamiento mágico y a quienes pretenden hacer negocio con él. Acuérdese de Ockham la próxima vez que se tope con un remedio aparentemente milagroso o con alguien que pretenda venderle un producto o servicio que «la ciencia aún no ha podido demostrar». La explicación más sencilla probablemente sea la correcta. Sobre todo, en tiempos de crisis.

Vocento Proveedor de Servicios de Internet Financiado por la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología. Ministerio de Ciencia e Innovación