Canal Ciencia Martes, 15 de Julio de 2014
Patrocinan Gobierno vasco. Departamento de educación Universidades e investigación IK4 research allianceFundación española para la técnica y la tecnologíaMinisterio de Ciencia y Tecnología
Estás en: Ciencia > Homo Sapiens > Locura de amor

HOMO SAPIENS

Locura de amor

Eduardo Angulo - 14/12/2011
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios

Para reproducirnos con éxito, primero, debemos atraer una pareja y, segundo, comprometernos en la cría de los hijos. A la solución que la evolución ha encontrado la llamamos amor. Es la misma sopa de hormonas y neurotransmisores que enamora a muchos mamíferos y a otras especies, sólo que únicamente nosotros le llamamos amor, amor romántico, que, en realidad, es sexo más compromiso. Sexo para reproducirnos; compromiso para cuidar a los hijos.

Hay quien asegura, como Helen Fisher, de la Universidad Rutgers, que el amor es, simplemente, un ahorro de energía: centra los esfuerzos para conseguir pareja en una sola persona e impide la pérdida de tiempo y energía de perseguir a otras posibles parejas (lo dice en su libro 'Por qué amamos').

Los experimentos de Fisher, enseñando a voluntarios fotografías de la persona amada y obteniendo imágenes del cerebro por resonancia magnética, nos muestran que se activan áreas cerebrales relacionadas con el neurotransmisor dopamina. En las mujeres enamoradas son zonas que intervienen en la memoria, en la emociones y en la atención. Por el contrario, en los hombres enamorados se activa la integración de estímulos y la atracción sexual. Además, en ambos sexos participan áreas relacionadas con la conducta obsesivo-compulsiva, la violencia controlada, la migraña y los juegos de azar con dinero.

Fisher ha encontrado que, a pesar de lo que se suele decir, el amor romántico dura más de lo que creemos. En parejas enamoradas durante más de veinte años, y en imágenes de sus cerebros por resonancia magnética, se activan las mismas áreas que en los recién enamorados: zonas de recompensa con el neurotransmisor dopamina y, además, las relacionadas con el sexo, la obsesión y la amistad. También las hormonas vasopresina y oxitocina aparecen en enamorados, sobre todo si la relación no va bien.

Ya ven, el amor romántico es sexo, hijos, compromiso, conducta obsesivo-compulsiva, violencia controlada, azar, migraña, cerebro, memoria, atención, integración, emoción, neurotransmisores, hormonas, amistad? Es 'Locura de amor', y da igual Aurora Bautista, Pilar López de Ayala o, si me apuran, la reina Juana, aquella mujer enamorada de un hermoso mozo que venía del Norte que las enamoraba, pero era poco dado al compromiso? Otra vez el compromiso, palabra clave en el amor.

Vocento Proveedor de Servicios de Internet Financiado por la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología. Ministerio de Ciencia e Innovación