Canal Ciencia Martes, 15 de Julio de 2014
Patrocinan Gobierno vasco. Departamento de educación Universidades e investigación IK4 research allianceFundación española para la técnica y la tecnologíaMinisterio de Ciencia y Tecnología
Estás en: Ciencia > A la Última > En cien años, todos calvos

A LA ÚLTIMA

En cien años, todos calvos

Javier Pedreira - 23/01/2012
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios

Javier Pedreira está en Twitter como @wicho y es uno de los autores del blog 'Microsiervos'.

Hace poco Sandisk lanzaba al mercado una memoria 'flash' -algo así como un pincho USB, para entendernos- llamada Memory Vault, que tiene como principal característica que promete conservar sus contenidos durante cien años. A pesar de los grandes avances de la ciencia, sospecho que ninguno de los que escribimos y leemos este suplemento estaremos aquí para poder comprobarlo en persona cuando se cumpla ese plazo, pero también sospecho que nuestros descendientes o los futuros historiadores igual tienen más problemas de los previstos a la hora de acceder a esa información.

Porque, aunque los datos estén ahí guardados, y no me parece descabellado del todo poder suponer que sí lo estarán, queda por ver si tendrán el 'software' necesario para abrir esos archivos. Hagan ustedes un ejercicio: sé que ninguno lleva cien años usando un ordenador. De hecho, sé que la mayoría no llevará probablemente ni veinte años haciéndolo. Pero seguro que en algún sitio aún tienen un disquete en el que hay guardados -si el disquete aún es legible- archivos de datos de hace unos años. Si fueran a intentar abrirlos hoy, dejando aparte el asunto de que igual su ordenador ya no tiene disquetera, ¿alguno de los programas instalados en el ordenador podría abrir esos documentos?

Igual se llevan una sorpresa desagradable.

Por eso es importante no solo asegurarse de que los datos están guardados en algún soporte físico que aguante bien el paso del tiempo, e incluso copiados además en algún servicio de almacenamiento de losmúltiples que existen en Internet, sino también asegurarse de que están almacenados en una forma lo más estándar posible.

Para fotos -de hecho, Sandisk vende su MemoryVault como el álbum de fotos de la era digital-, el formato JPEG parece razonablemente seguro, pero para otro tipo de documentos, tanto si son solo de texto como si llevan algo de diseño, parece recomendable como poco guardar, además del original, una copia en PDF.

Claro que a estas alturas ya hay miles de millones de archivos de todo tipo, personales y no tan personales, a los que no podemos acceder, así que es un problema que hay que afrontar ya, so pena de que nuestra época se convierta en un agujero negro en la historia de la Humanidad.

Vocento Proveedor de Servicios de Internet Financiado por la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología. Ministerio de Ciencia e Innovación